5 razones por las que viajar en familia es la mejor decisión

Existen muchas formas de viajar: solo o acompañado, de hotel o de camping, fuera de tu país o en ciudades cercanas, pero lo cierto es que no hay experiencia comparable a viajar en familia. En Fabulist Travel, ciertamente apostamos por esta forma de viaje, pero os vamos a dar unas cuántas razones de por qué es la mejor forma de pasar las vacaciones.

 

1. Porque es una experiencia que une a la familia

Cuando tus hijos son pequeños tienes una oportunidad para estrechar los vínculos emocionales que durarán toda la vida, sellándolos con experiencias compartidas. A medida que van creciendo, empiezan a pasar más tiempo con sus amigos y se van distanciando, por lo que el viaje es una oportunidad para retomar largas conversaciones, descubrir nuevas aficiones y reforzar valores. Tus hijos se benefician de la aventura: sacarlos de la rutina y de las distracciones del día al día, para llevarlos a un lugar dónde tanto vosotros como ellos disfruten.

2. Porque es una oportunidad de probar nuevas actividades

Romper con los ritos del día a día, las rutas de tu ciudad y los horarios de las obligaciones te da a ti y a los tuyos una oportunidad de oro para experimentar nuevas actividades y divertiros. Cada familia y cada momento tiene su plan ideal. Hay quienes desean salir de la ciudad para adentrarse en la naturaleza, visitar una granja y conocer mejor los animales, descubrir un paisaje en una ruta a caballo o probar nuevos y emocionantes deportes. Otros buscan las maravillas del mar: acercarse a la costa para relajar cuerpo y vista con la inmensidad del mar, activar el cuerpo con las actividades acuáticas y regalar a los niños días de diversión. Y hay quienes deciden visitar auténticos centros de diversión: los parques de atracciones, pensados especialmente para niños y llenos de emociones para todos los gustos. ¿Qué más se puede pedir? El secreto está en llenar el tiempo en familia con experiencias que creen momentos inolvidables.

3. Porque las vacaciones con niños nos da la oportunidad de visitar nuevos lugares.

Cada vez somos más viajeros, está claro. Y cada edad, tiene su tipo de viaje. Con tus peques a cuestas, quizás no buscas el viaje de albergue y sin organizar que solías disfrutar de adolescente, pero no tienes por qué restar autenticidad a los viajes. Ahora que quieres llevarlos a descubrir mundo, resulta que empiezas a ver opciones singulares, divertidas y que tú mismo estás deseando conocer. Es cuando oyes hablar de un viaje a Legoland, en Alemania, por ejemplo, donde además de visitar un parque de atracciones, también podemos disfrutar de la belleza de la Selva Negra y de las ciudades alemanas que lo rodean.

 

 

4. Porque se puede aprender mucho en los viajes familiares

Cuando viajamos, aprendemos mucho. Aunque a tus hijos no les motiven mucho las actividades educativas y culturales, al visitar otros lugares, y mucho más si son otros países y otras culturas, nuestra mente y la de los niños se abre y se absorben los aspectos esenciales de las costumbres, la historia local, los mitos y leyendas de la zona e incluso el porqué de ciertas modas y formas de hacer las cosas, que son típicas del lugar que visitamos. Por ejemplo, si viajamos a Escocia, una de las actividades que podemos realizar en Edimburgo es una visita al castillo, donde se pueden aprender datos históricos de la ciudad y el país, sin tener que tocar un sólo libro ni pasar un examen.

5. Porque viajar es salud

Viajar es salud porque desconectar de la rutina y los quehaceres diarios reduce el estrés. Así de simple. Seguramente no haremos un gran descubrimiento si os decimos que las actividades de ocio que realizamos fuera de casa nos permiten hacer un paréntesis de nuestra vida diaria, un parón que nos permite poner en su sitio diferentes temas y preocupaciones. También es cierto que la planificación de unas vacaciones con niños, con todos sus detalles supone una preocupación extra, pero al final, merece la pena. La paz, las nuevas experiencias que vivimos, lo que vemos, lo que aprendemos y sobretodo, la unión familiar que aporta hacer un viaje todos juntos, hace que volvamos a casa con las pilas cargadas y llenos de energía positiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *